ACCEDIENDO

ACCEDIENDO
Por Fernando Galeana Padilla

Accediendo cierro los ojos,
anudo la atención,
introspectivamente renuevo ambiciones,
arribo entre oscuras determinaciones.

Concentro innumerables ideas,
la aventura inicia con la primera
sensación de quitarme algo,
descubro que se puede.

Se desprenden los apegos
que incluían sombras de tristeza,
van cayendo con la vista,
testificando algún disfrute misterioso.

Me empeño en el gozo sentido,
no hay vuelta, comenzó el sin retorno,
llevo un espíritu alegre,
se va ejercitando.

Vuelan unas aves en un espacio tan
cerrado como paisaje de psicólogo,
admiro y continúo explorando mar adentro.

Llego a la puerta transparente,
una frontera incierta,
sorprendente,
aquí se juntan los sonidos,
las sensaciones, la verdad y la mentira.

Se bifurcan los caminos,
ambos sonríen generosos,
la elección vino conmigo,
una realidad no se equivoca.

ABRIL 17 DE 2016.

LAS CUERDAS DE LA NORMALIDAD

LAS CUERDAS DE LA NORMALIDAD
Por Fernando Galeana Padilla

Mientras los perros ladran, vociferan,
filosofan, camino junto con ellos.
Bostezos optimistas entre las reflexiones.

Pararon las celebraciones,
las luces que encendieron
las esperanzas pirotécnicas,
se acabó la borrachera.

Las cuerdas de la normalidad paulatinamente
van jalando parejo, las olas permanecen,
nunca han cesado, ese ritmo acompañado
al corazón costeño celebra siempre.

Ahora se escucha entre ladridos y
un viento susurrante, todo esto me conmueve
me hace cursi pero también consciente.

Puedo percibir una palabra naciendo
como cuño de expresión exacta,
me identifico, me la quedo y les comparto: Cursiente.

Así suena este día, así me siento.
Ladran los perros, aúllan,
se revuelcan, ahora sí he despertado.

 

 

 

 

 

PARA TUS OÍDOS

 

gapfer.com/las-cuerdas