• gapfer.com/decir-tristeza
    DESTACADO,  POETAS DE GUERRERO,  Potcast,  Puerto de Poetas,  Uncategorized

    DECIR TRISTEZA

    DECIR TRISTEZA Por Fernando Galeana Padilla. Decir tristeza no vale, se silencia tal hecho por sí sólo, a quién importará la tragedia que se vive, en el espacio más sencillo. Lloran los árboles, las flores, el colibrí, los grillos, las iguanas verdes, las luciérnagas, los perros, los gatos, los ratones. Llora el mundo animal, completamente cansado de una invasión humana, insensible. Las hormigas y todos los insectos lloran en esas casas donde el paisaje era un paraíso. Decir que la tristeza pasará no ayuda en mucho, ni consuela al observar cansado, el peso de la vida es la gravedad que inmoviliza. Hasta dónde habrá oasis llenos de lágrimas donde pueda…

  • Poema,  POETAS DE GUERRERO,  Puerto de Poetas

    ACCEDIENDO

    ACCEDIENDO Por Fernando Galeana Padilla Accediendo cierro los ojos, anudo la atención, introspectivamente renuevo ambiciones, arribo entre oscuras determinaciones. Concentro innumerables ideas, la aventura inicia con la primera sensación de quitarme algo, descubro que se puede. Se desprenden los apegos que incluían sombras de tristeza, van cayendo con la vista, testificando algún disfrute misterioso. Me empeño en el gozo sentido, no hay vuelta, comenzó el sin retorno, llevo un espíritu alegre, se va ejercitando. Vuelan unas aves en un espacio tan cerrado como paisaje de psicólogo, admiro y continúo explorando mar adentro. Llego a la puerta transparente, una frontera incierta, sorprendente, aquí se juntan los sonidos, las sensaciones, la verdad…

  • http://www.gapfer.com/videopoetico/
    MUJERES DE COLORES,  Poema,  POETAS DE GUERRERO

    SOMOS UN NOSOTROS MUY NUESTRO.

    SOMOS UN NOSOTROS MUY NUESTRO. Por Fernando Galeana Padilla. (GAPFER) Somos un nosotros muy nuestro, casi tan entre tú y yo, pero confieso que más mío, en un espacio abierto que fluye, una rosa de ciudad comprada como tesoro, en tanto tráfico nos simboliza. Ruedas motrices nos saludan en un paisaje gris enamorado, las manos nos sudan en esas banquetas por las que atraviesan los latidos de nuestra conversación, convencidos que la ficción superará nuestra realidad, para convertirse en símbolo de esperanza. Corremos con las cargas de un día cualquiera y aligeramos esas pesadumbres citadinas, anclados en una banca de parque no tan verde, nos besamos callando y cerrando los…