• Poema

    SÓLO SIENTE.

    SÓLO SIENTE. Por Fernando Galeana Padilla. Hay un punto, entre tantos en el universo que he dejado para ti como refugio, un mar de posibilidades, razón para comenzar con un propio Big Bang. Rotan mundos con cierta sinfonía cotidiana, las aves migran desde cientos de kilómetros, son señales para nuestra atención que tiende apreciar la vida. No comprende mi corazón tu sufrimiento, sólo siente. La bondad se alcanza por el simple hecho de abordar la vida contigo mismo. Usa el calzado cómodo para sentir libres tus pasos, el planeta no calza una medida única. Ese punto podría verse como una actitud egoísta de mi parte, es un regalo, sólo puede…

  • Poema,  POETAS DE GUERRERO,  Puerto de Poetas

    ELIJO ESA VEREDA.

    ELIJO ESA VEREDA. FERNANDO GALEANA PADILLA Recostado, una hamaca imaginada, dos corazones abrazados, arena atrapada en un frasco, las cuerdas que generan notas, un saxofón extraordinario sonando en suave viento. Latidos formando palabras juegan a ser significados, humos de una fogata buscándote en un espacio abierto, dejando testimonio de espíritu encendido. Sorpresas generan luces en lo alto tintineando, resuelven sintonizarse musicalmente, un concierto real de fantasía encantadora. No hay pellizco que despierte un sueño tan profundo, me alegra establecerme con la frontera de un típico horizonte creativo. La soledad cada vez parece esa línea que despide rayos de luz primaverales, se cuelgan los pájaros para poseer cualquier esperanza. Resulta curioso…

  • gapfer.com/decir-tristeza
    DESTACADO,  POETAS DE GUERRERO,  Potcast,  Puerto de Poetas,  Uncategorized

    DECIR TRISTEZA

    DECIR TRISTEZA Por Fernando Galeana Padilla. Decir tristeza no vale, se silencia tal hecho por sí sólo, a quién importará la tragedia que se vive, en el espacio más sencillo. Lloran los árboles, las flores, el colibrí, los grillos, las iguanas verdes, las luciérnagas, los perros, los gatos, los ratones. Llora el mundo animal, completamente cansado de una invasión humana, insensible. Las hormigas y todos los insectos lloran en esas casas donde el paisaje era un paraíso. Decir que la tristeza pasará no ayuda en mucho, ni consuela al observar cansado, el peso de la vida es la gravedad que inmoviliza. Hasta dónde habrá oasis llenos de lágrimas donde pueda…