• Poema,  POETAS DE GUERRERO,  Puerto de Poetas

    ELIJO ESA VEREDA.

    ELIJO ESA VEREDA. FERNANDO GALEANA PADILLA Recostado, una hamaca imaginada, dos corazones abrazados, arena atrapada en un frasco, las cuerdas que generan notas, un saxofón extraordinario sonando en suave viento. Latidos formando palabras juegan a ser significados, humos de una fogata buscándote en un espacio abierto, dejando testimonio de espíritu encendido. Sorpresas generan luces en lo alto tintineando, resuelven sintonizarse musicalmente, un concierto real de fantasía encantadora. No hay pellizco que despierte un sueño tan profundo, me alegra establecerme con la frontera de un típico horizonte creativo. La soledad cada vez parece esa línea que despide rayos de luz primaverales, se cuelgan los pájaros para poseer cualquier esperanza. Resulta curioso…

  • gapfer.com/decir-tristeza
    DESTACADO,  POETAS DE GUERRERO,  Potcast,  Puerto de Poetas,  Uncategorized

    DECIR TRISTEZA

    DECIR TRISTEZA Por Fernando Galeana Padilla. Decir tristeza no vale, se silencia tal hecho por sí sólo, a quién importará la tragedia que se vive, en el espacio más sencillo. Lloran los árboles, las flores, el colibrí, los grillos, las iguanas verdes, las luciérnagas, los perros, los gatos, los ratones. Llora el mundo animal, completamente cansado de una invasión humana, insensible. Las hormigas y todos los insectos lloran en esas casas donde el paisaje era un paraíso. Decir que la tristeza pasará no ayuda en mucho, ni consuela al observar cansado, el peso de la vida es la gravedad que inmoviliza. Hasta dónde habrá oasis llenos de lágrimas donde pueda…

  • Poema,  POETAS DE GUERRERO,  Puerto de Poetas

    UN OCÉANO.

      UN OCÉANO. POR FERNANDO GALEANA PADILLA. Conforme lo escuchabas te ibas sorprendiendo, era inaudito que algo así sucediera, la oralidad tiene la ventaja de preguntar al interlocutor, de observar sus ademanes, sus gestos, su mirada hipnótica. Tenías tiempo de no encontrar alguien sin ser un profesor, escritor o algo parecido con un histrionismo auténtico. Jurarías haberte encontrado un alma tan vieja como las historias narradas en los más célebres clásicos. Su maestría, la perfección de cada frase, sus pausas, sus labios mojados por su entusiasmo, la imagen misma del disfrute encarnado en su personal conversación. Tendrías que haber notado inmediatamente que era “un garbanzo de a libra”. Viejos sabios…