SOMOS UN NOSOTROS MUY NUESTRO.

SOMOS UN NOSOTROS MUY NUESTRO.
Por Fernando Galeana Padilla. (GAPFER)

Somos un nosotros muy nuestro,

casi tan entre tú y yo,

pero confieso que más mío,

en un espacio abierto que fluye,

una rosa de ciudad comprada como tesoro,

en tanto tráfico nos simboliza.

Ruedas motrices nos saludan en un paisaje gris enamorado,

las manos nos sudan en esas banquetas

por las que atraviesan los latidos de nuestra conversación,

convencidos que la ficción superará nuestra realidad,

para convertirse en símbolo de esperanza.

Corremos con las cargas de un día cualquiera y

aligeramos esas pesadumbres citadinas,

anclados en una banca de parque no tan verde,

nos besamos callando y cerrando los ojos.

Con la musical nube de gentes dejamos que nos lleve

la corriente por esas avenidas donde nadie se conoce,

donde se posan los ojos en horizontes

de mil cabezas sin que alguien salude.

Arribamos a un punto en que las ropas pican,

te ahogan, te matan de desesperación

y te despojas de un gran estorbo,

de las figuras que visten lo que no somos.

En la naturaleza de la desnudez nos

preparamos a viajar a nuestro origen,

vamos tiernamente diciendo uno a uno

los códigos para desplazarnos.

Somos viajeros explorando el gran cosmos,

olas de placer van elevándonos,

parece una imagen fantástica y me pellizco.

Orbitamos entre nuestros ojos y las estrellas

que nos rozan las orejas como satélites celestiales,

no hay palabra que quepa, el habla desaparece.

Todo es asombro,

tú y yo somos un nosotros muy nuestro,

un más mío en un espacio abierto que fluye,

hasta llegar al silencio.

Asumimos la experiencia desde los primeros pasos,

esa puerta abierta nos conduce entre las estrellas

que escriben historias de amor.

Nos interrogan en un lenguaje

donde nuestras bocas son sólo un referente antiguo,

una fuente terapéutica donde la palabra no hace ruido,

establece un lenguaje insospechado,

los ojos liberan luces de información definitiva.

Caemos rendidos, una musical sonrisa,

nos mantiene despiertos, arriba y abajo no existen,

somos oportunidad abrazada.

La brisa nocturna y el sudor refrescan,

volvemos, aterrizamos, somos una vez más tú y yo

en un espacio abierto que nos va separando,

ese que se convierte en un instante en la realidad de

la que había dejado para estar contigo,

ahora viéndote tan terrenal, me agobia este momento,

en que disfrutas con otro, en un abrir y cerrar los ojos.

 

Entre Mayo 29 de 2016 y Julio 5 de 2017.

 

Audiovisual 

SOMOS UN NOSOTROS MUY NUESTRO

 

Los de Septiembre

Por Fernando Galeana Padilla.

Hoy vinieron este noviembre los de septiembre, aquellos del sismo en ochenta y cinco, recién llegaron del diecisiete, van caminando por las alfombras llenas de flores, yendo al encuentro con los amores.

Hoy vinieron en noviembre los de octubre, aquellos del sesenta y ocho, de otros años, de otros meses, del presente, siguen con la tradición viva, Día de muertos, la gente llega buscando gente.

Cierran algunos ciclos, sus cicatrices se van curando, sanan en los abrazos y bienvenidas, con esperanza, con la comida, van degustando, van ajustando las despedidas.

Madres frente a las tumbas de familiares, de sus abuelos, buscan sus hijos, llaman sus nombres, muestran sus rostros en cartelones, ¡te estoy buscando! ¡Te estoy buscando!

Indagan ¿dónde pueden estar? Si están arriba o están abajo, mueven la sociedad, unos escuchan, otros se van, lluvia de desconsuelo caen de sus ojos infatigables palos picos y palas son herramientas de causa amable.

¿Dónde? Preguntan ¿Dónde? Que no aparecen, Buscan por todos lados, Marchando juntos vivos y muertos, van de la mano con sus banderas, con las consignas todos gritando.

Suenan todos los nombres, de Ayotzinapa, de otros lugares, van agregando hombres, mujeres, todos, nuestros hermanos, gritando juntos: ¡vivos se los llevaron, vivos, los exigimos!

Sepan nuestros ancestros que el cempasúchil y este copal no es para esos quienes desde lo oscuro, desde el gobierno causó tal mal.

¡Nunca una sola vela a los causantes de impunidad! ¡Fosa común corruptos que no nos dejan vivir en paz!