Archivo de la etiqueta: IMPUNIDAD

DE MODO SINCERO

De modo sincero
Por Fernando Galeana Padilla.

De modo sincero única imagen comprensible,
ojos luminosos cerca de los rostros que se dicen todo,
voces colocadas para sensibilizar el alma sobrevuelan horizonte,
desde lo alto dos islas murmuran soluciones.

Un mar suaviza cuerpos abrazados,
sale el Sol y las gaviotas giran en su vuelo cotidiano
pasan desapercibidas por las olas
que esconden alimento y veneno plástico.

Una mirada atenta vislumbraría
la solución en su reconocimiento.
No habrá otro momento igual,
sudaremos la realidad que va degradando
la salud de los viajeros.

Seremos un mundo más poblado y menos compartidos,
se cerrarán las fronteras anulando la esperanza.
El infierno extenderá sus territorios,
llegará hasta los pensamientos.

poco a poco nos iremos matando,
encontraremos fosas clandestinas,
se quemarán casas y autos con todo y ocupantes,
se perderá definitivamente el respeto
a la dignidad humana que no se había conquistado.

caminaremos confundidos queriendo hacer justicia
por nuestra propia cuenta, desconfiaremos de todos,
no habrá lugar para el refugio, ni las playas estarán seguras.

Las bombas caerán por las azoteas,
se desplazarán cada vez más enormes contingentes
de pueblos huérfanos huyendo
del caos provocado.

Refugiarse en cualquier lado será insuficiente,
la vida se pierde cuando no se valora,
cuando la consciencia agoniza entre los cadáveres
que muestran el hedor de la inmundicia.

EL MUNDO RUEDA CADA VEZ MÁS SUCIO

El mundo rueda cada vez más sucio
Por Fernando Galeana Padilla (GAPFER).

Ya no se puede hacer nada,
La apatía nos revienta
El mundo rueda cada vez más sucio
llevando una carga de gente que lo llena.

Ya no se puede hacer nada, el mar contaminado,
la corrupción, las guerras, la escasez, la televisión de paga,
las fotografías con filtros, las poses de autorretrato,
algunas tradiciones anacrónicas.

Cada cosa brindando mayores desafíos,
día a día enloqueciendo por el ruido,
las modas, los memes, el desperdicio y alrededor del
centro blindado la miseria, imágenes del desastre que
mantienen los poderosos que no sienten.

Ya no se puede hacer nada, los héroes van desapareciendo
no por extraña consecuencia sino por ese mismo papel
que nadie quiere y pocos soportan, se extingue la nobleza,
la gentileza y ese caminar de tribu que se cuida,
que danza con la vida desde una perspectiva natural, equilibrada.

Si pudiéramos hacer algo ¿Qué haríamos?
¿Seguir rutinas? ¿Desactivar los emojis negativos?
¿Cambiarse de ciudad o de planeta? ¿Prohibir o promover leer?

¿Utopías? ¿Distopías? ¿Poesía? ¿Qué géneros?

¿Crear una guardia nacional? ¿Ponernos de pechito?

Una canción repite el estribillo en cualquier dispositivo,
señales modernas entre la desgracia avanzada, persistente,
enterrándonos musicalmente: Ya nada, ya nada,
ya nada puede hacerse cuando los sueños se avientan a las fosas comunes.

Entre junio 16 de 2017 y 21 de febrero de 2019.

 

VIVIR Y SEGUIR SOÑANDO

Vivir y seguir soñando. (¡Mexicanos de todos los países uníos!)
Por Fernando Galeana Padilla.

Serenidad, hamaca en movimiento, los dos disfrutándonos,
un silencio revocado en las paredes, sobria habitación de una mañana dócil.

El portón se abrió con los perros por delante, uno saltó abrazándome, recargó su cuerpo y su cabeza, lo acaricié, entraron esas voces que amas, las únicas concedidas para romper el descanso.

Ella, la mayor de los cuatro, habló de sus lecturas, escuché atento mientras el más pequeño subió, me abrazó, se acomodó entre los cuerpos paternos, vi sus grandes ojos emocionados, una maravillosa escena con un audio espectacular.

La lista de lecturas crecían en la numeralia y la admiración por cada título, que ni imaginado creería hubiera leído, obras de grandeza literaria.

Tanta felicidad en un instante, el ideal de una familiar mañana de convivencia. Era el Día del trabajo, la radio encendió en automático el bombardeo noticioso acostumbrado, no había pizca de una crítica sana, valiente, abierta a debate, tenían la sartén por el mango, guisaban fritangas.

La hora alcanzaba para ir al “desfile”, llevar las pancartas para no olvidar la existencia y la exigencia, la noción de ciudadanía, la indignación, ese espacio que aunque pequeño queda para ejercer opinión, presionar ante la insoportable opacidad de Cirios y Troyanos.

Avanzo en esta marcha desordenada, llena de rabia y desahogo, una aventura que tiene más que ver con sacudirse la amenaza constante de ser víctima o victimario.

Pasan los helicópteros midiendo los contingentes, el ambiente es tenso, lleno de adrenalina, a mi lado las compañeras gritando esas consignas repetidas, los compañeros alzan los puños, parecemos dispuestos a transformar este país.

Nos aferramos a ciertos símbolos que van perdiendo resonancia, la muerte eligió servirle a los gobiernos, a los caciques, empresarios corruptos, a organizaciones crimínales y líderes sin escrúpulos.

La gente sigue marchando, se ven todos juntos como fumarolas del Popocatépetl, qué dirá el semáforo, cuál es su lectura, la maza no es otra cosa que un sinfín de gentes desorganizadas, sumidas en la cotidianidad de la indefensión en que se gobierna y se legisla.

Somos como peces saltando para escapar de un maldito silencio, la psiquiatría tendrá su propio diagnóstico, parece que sumamos las individuales locuras y las dispersamos hasta los rincones inimaginables.

No caeremos en la tentación de que todo pasado fue mejor, porque ahí se engendró este monstruo que a diario surgen mil cabezas.

Marchar nos hace tan bien, nos hace pensar, ideamos soluciones, proponemos, reflexionamos, respiramos posibilidades.

Habrá de continuar sumando inteligencias, formar grupos por las redes que interactuén con sus filtros para no ceder a desatinos e infortunios, para no ser víctimas de cadenitas y emoticones.

¿Habrá que seguir aprendiendo a empoderar nuestros sueños o a luchar con todo e ignorancia?

¿Será finalmente un día más que pasará por los periódicos con espectaculares fotos, escenas de un pueblo que sigue dando patadas de ahogado?

Agrega tus preguntas, aporta las estrategias. ¡Que nos alcance la vida para encerrar al monstruo! ¡Que lo que queda nos permita vivir y seguir soñando!

  1. Mayo 1 de 2018.