• Poema,  POETAS DE GUERRERO

    DE MODO SINCERO

    De modo sincero Por Fernando Galeana Padilla. De modo sincero única imagen comprensible, ojos luminosos cerca de los rostros que se dicen todo, voces colocadas para sensibilizar el alma sobrevuelan horizonte, desde lo alto dos islas murmuran soluciones. Un mar suaviza cuerpos abrazados, sale el Sol y las gaviotas giran en su vuelo cotidiano pasan desapercibidas por las olas que esconden alimento y veneno plástico. Una mirada atenta vislumbraría la solución en su reconocimiento. No habrá otro momento igual, sudaremos la realidad que va degradando la salud de los viajeros. Seremos un mundo más poblado y menos compartidos, se cerrarán las fronteras anulando la esperanza. El infierno extenderá sus territorios,…

  • Poema,  POETAS DE GUERRERO,  Uncategorized

    EL MUNDO RUEDA CADA VEZ MÁS SUCIO

    El mundo rueda cada vez más sucio Por Fernando Galeana Padilla (GAPFER). Ya no se puede hacer nada, La apatía nos revienta El mundo rueda cada vez más sucio llevando una carga de gente que lo llena. Ya no se puede hacer nada, el mar contaminado, la corrupción, las guerras, la escasez, la televisión de paga, las fotografías con filtros, las poses de autorretrato, algunas tradiciones anacrónicas. Cada cosa brindando mayores desafíos, día a día enloqueciendo por el ruido, las modas, los memes, el desperdicio y alrededor del centro blindado la miseria, imágenes del desastre que mantienen los poderosos que no sienten. Ya no se puede hacer nada, los héroes…

  • Poema

    VIVIR Y SEGUIR SOÑANDO

    Vivir y seguir soñando. (¡Mexicanos de todos los países uníos!) Por Fernando Galeana Padilla. Serenidad, hamaca en movimiento, los dos disfrutándonos, un silencio revocado en las paredes, sobria habitación de una mañana dócil. El portón se abrió con los perros por delante, uno saltó abrazándome, recargó su cuerpo y su cabeza, lo acaricié, entraron esas voces que amas, las únicas concedidas para romper el descanso. Ella, la mayor de los cuatro, habló de sus lecturas, escuché atento mientras el más pequeño subió, me abrazó, se acomodó entre los cuerpos paternos, vi sus grandes ojos emocionados, una maravillosa escena con un audio espectacular. La lista de lecturas crecían en la numeralia…