Archivo de la etiqueta: Poetas de Guerrero

DE MODO SINCERO

De modo sincero
Por Fernando Galeana Padilla.

De modo sincero única imagen comprensible,
ojos luminosos cerca de los rostros que se dicen todo,
voces colocadas para sensibilizar el alma sobrevuelan horizonte,
desde lo alto dos islas murmuran soluciones.

Un mar suaviza cuerpos abrazados,
sale el Sol y las gaviotas giran en su vuelo cotidiano
pasan desapercibidas por las olas
que esconden alimento y veneno plástico.

Una mirada atenta vislumbraría
la solución en su reconocimiento.
No habrá otro momento igual,
sudaremos la realidad que va degradando
la salud de los viajeros.

Seremos un mundo más poblado y menos compartidos,
se cerrarán las fronteras anulando la esperanza.
El infierno extenderá sus territorios,
llegará hasta los pensamientos.

poco a poco nos iremos matando,
encontraremos fosas clandestinas,
se quemarán casas y autos con todo y ocupantes,
se perderá definitivamente el respeto
a la dignidad humana que no se había conquistado.

caminaremos confundidos queriendo hacer justicia
por nuestra propia cuenta, desconfiaremos de todos,
no habrá lugar para el refugio, ni las playas estarán seguras.

Las bombas caerán por las azoteas,
se desplazarán cada vez más enormes contingentes
de pueblos huérfanos huyendo
del caos provocado.

Refugiarse en cualquier lado será insuficiente,
la vida se pierde cuando no se valora,
cuando la consciencia agoniza entre los cadáveres
que muestran el hedor de la inmundicia.

EL MUNDO RUEDA CADA VEZ MÁS SUCIO

El mundo rueda cada vez más sucio
Por Fernando Galeana Padilla (GAPFER).

Ya no se puede hacer nada,
La apatía nos revienta
El mundo rueda cada vez más sucio
llevando una carga de gente que lo llena.

Ya no se puede hacer nada, el mar contaminado,
la corrupción, las guerras, la escasez, la televisión de paga,
las fotografías con filtros, las poses de autorretrato,
algunas tradiciones anacrónicas.

Cada cosa brindando mayores desafíos,
día a día enloqueciendo por el ruido,
las modas, los memes, el desperdicio y alrededor del
centro blindado la miseria, imágenes del desastre que
mantienen los poderosos que no sienten.

Ya no se puede hacer nada, los héroes van desapareciendo
no por extraña consecuencia sino por ese mismo papel
que nadie quiere y pocos soportan, se extingue la nobleza,
la gentileza y ese caminar de tribu que se cuida,
que danza con la vida desde una perspectiva natural, equilibrada.

Si pudiéramos hacer algo ¿Qué haríamos?
¿Seguir rutinas? ¿Desactivar los emojis negativos?
¿Cambiarse de ciudad o de planeta? ¿Prohibir o promover leer?

¿Utopías? ¿Distopías? ¿Poesía? ¿Qué géneros?

¿Crear una guardia nacional? ¿Ponernos de pechito?

Una canción repite el estribillo en cualquier dispositivo,
señales modernas entre la desgracia avanzada, persistente,
enterrándonos musicalmente: Ya nada, ya nada,
ya nada puede hacerse cuando los sueños se avientan a las fosas comunes.

Entre junio 16 de 2017 y 21 de febrero de 2019.

 

LLAMAS SOBRE LA CENIZA

Llamas sobre la ceniza
Por Fernando Galeana Padilla.

Escenario sin barreras, oigo, veo,
noto las texturas, el sabor, siento las ondas,
sus vibraciones cósmicas.

Caballos de mar sobre los árboles
enmarcan luceros titilantes.

Hay una música, recuerda la infancia,
un ritmo al caminar que extiende sus alas,
libero al subconsciente, disfruto decirlo
como teniendo el poder al encontrar el interruptor.

Llego, entro al círculo lleno de fuego,
llamas sobre las cenizas, luz resplandeciente,
fogata nocturna, quemo todo.

Los recuerdos amarrados son madera que arde,
avivo el fuego con esas cosas prescindibles,
pasan los fantasmas ardiendo,
gritando para seguir turbando la mente.

Desfilan cuadros de una memoria terca,
Infatigable, que resguardó un lado oscuro,
inútil para estos tiempos.

Sacudo la alfombra para quitar todo polvo contaminado,
requiero de apoyo, la voz del abuelo sabio me alcanza
con una luz que llueve y germina.

Tiro la alfombra, me desprendo de esas grandes
y pequeñas cosas, se queman como un hilo rojo
que simboliza una transformación al horizonte.

Espiral de un ADN va girando,
formas no reconocidas por la razón
que cree saberlo todo, circulan imágenes asombrosas
como reiniciando la computadora en su mantenimiento.

Ahora el tiempo viaja entre un brote de luces
que va ejemplificando cada capa de piel simulada
en las tonalidades de esa vela que sugiere espíritu,
hay varias alrededor de la fogata,
danzan con la voz del marakame, se hermanan.

Un canto de amor penetra como polvo espacial,
vibra, vibra, conformando armonía,
respiran los efectos y afectos geminados,
se trascienden.

Oigo tan cerca unas pisadas,
el ritmo de su respiración en los oídos,
las notas de acariciar un estado de atención profunda,
a discreta distancia está jovial,
eximia la sonrisa. intrigado pregunto: ¿Encontraría la fórmula?

Chispas, brazas que crujen,
un arte antiguo de nuestros ancestros puliendo
partículas en esta humanidad que nos da sentido.

He quemado el infierno en su propia lumbre,
el fuego quema, también ilumina,
ese es el camino, seguiré las señales.

Del 11 al 22 de febrero de 2019.