EL REY DAVID

El Rey David cantando…”Una piedra en el camino…” Al verte sor prendida, los mariachis callaron,

El Rey observó y sobre todo a ti, te regaló su mejor sonrisa que correspondiste, esa fue la señal,

un coro de pajarillos de todo el planeta llenaron tu casa, “Estas son las mañanitas…”,

ya despiertos los afectos se armó la fiesta, hasta acá escuche cuando alguien dijo: cómo pasa el tiempo.

Los pajarillos que en los bebederos no encontraron agua se fueron directo al bar, cerveza mexicana,

tequila y mezcal saludaron sus ánimos, …Las piedras rodando se encuentran… El hambre se hizo presente y en la mesa

comensales disfrutando una selección de platillos típicos guerrerenses, … “Estas son las mañanitas que se cantan en Guerrero,

a las mujeres bonitas y a los amigos sinceros”

… Más de uno llenaba su espíritu, el Corazón y su estómago.

Las risas eran el murmullo del mundo festejando.
“Desde mi casa he venido brincando los tepanoles solo por venir a ver las ollotas de pozole…”
Llegó la hora de la foto con el rostro embarrado de emociones y pastel,

como siempre quien la toma no sale pero se lleva en la memoria a todos.
En ese instante en que al pestañear no escuchas más música y alrededor los mismos muebles,

un dejo de sorpresa te conecta al mundo en la celebración más íntima con la vida.
“Cantar, corazón, cantar,
cantar y seguir cantando,
hoy por ser día de tu santo
te estamos felicitando”.
GAPFER

EL PLACER DEL COMENSAL

Un caldo de cuatete y camarones quita la duda de cualquier antojo culinario en una tarde de mayo con hambre.

El arroz indispensable acompañante costeño agrega al deleite de enérgico manjar la idiosincrasia a modo.

¿Quién soy con un taco en la mano? Esa masa, origen del tiempo, pueblo del codiciado maíz dorado.

Sudores del cuerpo expresan el sabor que se resbala en el placer de extensa geografía.

Una mesa llena de trozos coloridos ofrecen la abundancia acostumbrada en el sazón de cada antojo.

Multiétnica nación se encuentra en los guisos que se ofrecen, que se eligen, en el deleite de la diversidad que canta en su cultura.

Un caldo no solo es alimento, es un remolino experimentado a cucharadas, las voces, las historias, experiencias disueltas que activan  paladar único.

Me reconozco en el sonreír que  identifica el placer del comensal ante un platillo local, regional, servido en amoroso ritual de sabor universal.

GAPFER

EL REY DAVID

El Rey David cantando…”Una piedra en el camino…” Al verte sor prendida, los mariachis callaron,

El Rey observó y sobre todo a ti, te regaló su mejor sonrisa que correspondiste, esa fue la señal,

un coro de pajarillos de todo el planeta llenaron tu casa, “Estas son las mañanitas…”,

ya despiertos los afectos se armó la fiesta, hasta acá escuche cuando alguien dijo: cómo pasa el tiempo.

Los pajarillos que en los bebederos no encontraron agua se fueron directo al bar, cerveza mexicana,

tequila y mezcal saludaron sus ánimos, …Las piedras rodando se encuentran…

El hambre se hizo presente y en la mesa comensales disfrutando una selección de platillos típicos guerrerenses,

… “Estas son las mañanitas que se cantan en Guerrero, a las mujeres bonitas y a los amigos sinceros”

… Más de uno llenaba su espíritu, el Corazón y su estómago.

Las risas eran el murmullo del mundo festejando.

“Desde mi casa he venido brincando los tepanoles solo por venir a ver las ollotas de pozole…”
Llegó la hora de la foto con el rostro embarrado de emociones y pastel,

como siempre quien la toma no sale pero se lleva en la memoria a todos.
En ese instante en que al pestañear no escuchas más música y alrededor los mismos muebles,

un dejo de sorpresa te conecta al mundo en la celebración más íntima con la vida.
“Cantar, corazón, cantar,
cantar y seguir cantando,
hoy por ser día de tu santo
te estamos felicitando”.

 
GAPFER