• DÍA DE MUERTOS,  Poema,  Potcast,  Puerto de Poetas,  Uncategorized

    CUANDO DIGO GRIS

    CUANDO DIGO GRIS Por Fernando Galeana Padilla. Me he vuelto polvo, polvo esparcido por los aires, grises partículas que no aspiran a quedarse en ningún sitio. Cuando digo gris no es un color, no es palabra exacta, no es significado único, no es la manera de decir algo vivo, no es lamentación ni eficiente lenguaje que figura la retórica, ya quisiera ser referente de esas voces encantadoras. Gracias cielo abierto, planeta azul, agua de todos los rincones, volcanes en erupción, equilibrio. Viajo sin futuro, sin fuerza, sin alrededores fraternales, sin poderes excepcionales, voy incompleto, medio allá, medio acá, todo dividido. No soy agua, ni fuego, ni aire sino polvo, color…

  • DÍA DE MUERTOS,  Poema

    Los de Septiembre

    Por Fernando Galeana Padilla. Hoy vinieron este noviembre los de septiembre, aquellos del sismo en ochenta y cinco, recién llegaron del diecisiete, van caminando por las alfombras llenas de flores, yendo al encuentro con los amores. Hoy vinieron en noviembre los de octubre, aquellos del sesenta y ocho, de otros años, de otros meses, del presente, siguen con la tradición viva, Día de muertos, la gente llega buscando gente. Cierran algunos ciclos, sus cicatrices se van curando, sanan en los abrazos y bienvenidas, con esperanza, con la comida, van degustando, van ajustando las despedidas. Madres frente a las tumbas de familiares, de sus abuelos, buscan sus hijos, llaman sus nombres,…

  • DESTACADO,  DÍA DE MUERTOS,  Poema

    ANTES QUE TE PETATEES

    Por Fernando Galeana Padilla (GAPFER).   Otra vez palidece el camposanto, se marchitan los cempasúchiles, los terciopelos secos se amontonan con su color perdido, en ese espacio entre la nostalgia auténtica y el olvido inconsciente de las rutinas abrumadoras. Otra vez voy huérfano, sin el olor del copal acariciando mis fosas nasales y mi espíritu, sin abuelos, sin padres, sin los hermanos, sin esos amigos que faltan. Quedó la cera de las velas con la dureza de la realidad en México, esos escenarios que agachan la cabeza para no verse tristes. Otra vez se ocultan los ojos tras los párpados que cuelgan como hamacas costeñas, sombras de un doloroso recuerdo…