SOMOS UN NOSOTROS MUY NUESTRO.

SOMOS UN NOSOTROS MUY NUESTRO.
Por Fernando Galeana Padilla. (GAPFER)

Somos un nosotros muy nuestro,

casi tan entre tú y yo,

pero confieso que más mío,

en un espacio abierto que fluye,

una rosa de ciudad comprada como tesoro,

en tanto tráfico nos simboliza.

Ruedas motrices nos saludan en un paisaje gris enamorado,

las manos nos sudan en esas banquetas

por las que atraviesan los latidos de nuestra conversación,

convencidos que la ficción superará nuestra realidad,

para convertirse en símbolo de esperanza.

Corremos con las cargas de un día cualquiera y

aligeramos esas pesadumbres citadinas,

anclados en una banca de parque no tan verde,

nos besamos callando y cerrando los ojos.

Con la musical nube de gentes dejamos que nos lleve

la corriente por esas avenidas donde nadie se conoce,

donde se posan los ojos en horizontes

de mil cabezas sin que alguien salude.

Arribamos a un punto en que las ropas pican,

te ahogan, te matan de desesperación

y te despojas de un gran estorbo,

de las figuras que visten lo que no somos.

En la naturaleza de la desnudez nos

preparamos a viajar a nuestro origen,

vamos tiernamente diciendo uno a uno

los códigos para desplazarnos.

Somos viajeros explorando el gran cosmos,

olas de placer van elevándonos,

parece una imagen fantástica y me pellizco.

Orbitamos entre nuestros ojos y las estrellas

que nos rozan las orejas como satélites celestiales,

no hay palabra que quepa, el habla desaparece.

Todo es asombro,

tú y yo somos un nosotros muy nuestro,

un más mío en un espacio abierto que fluye,

hasta llegar al silencio.

Asumimos la experiencia desde los primeros pasos,

esa puerta abierta nos conduce entre las estrellas

que escriben historias de amor.

Nos interrogan en un lenguaje

donde nuestras bocas son sólo un referente antiguo,

una fuente terapéutica donde la palabra no hace ruido,

establece un lenguaje insospechado,

los ojos liberan luces de información definitiva.

Caemos rendidos, una musical sonrisa,

nos mantiene despiertos, arriba y abajo no existen,

somos oportunidad abrazada.

La brisa nocturna y el sudor refrescan,

volvemos, aterrizamos, somos una vez más tú y yo

en un espacio abierto que nos va separando,

ese que se convierte en un instante en la realidad de

la que había dejado para estar contigo,

ahora viéndote tan terrenal, me agobia este momento,

en que disfrutas con otro, en un abrir y cerrar los ojos.

 

Entre Mayo 29 de 2016 y Julio 5 de 2017.

 

Audiovisual 

SOMOS UN NOSOTROS MUY NUESTRO

 

MUJERES DE COLORES

 

Por un lado ojos de mirar traviesos,

cuerpos azules, caderas verdes,

manos rosas, labios de besos arcoíris.

Mujeres de colores, figuran entre la inmensidad

del mundo enamorado.

 

Fluir de detalles, vientos vibrando en sus coronas,

mueven lentamente cabelleras,

belleza hipnótica, vuelan semillas aromáticas,

danzantes feromonas.

 

Diosas del amor, despertar de nuevos mundos,

centro de energías, latir del universo.

Otro lado visualiza los enigmas, su poder,

el contenido secreto, sus fortalezas, sus características humanas.

 

Cantando fado, blues, tango,

bolero, ranchero, bosa nova, Jazz,

voces de infinitos géneros,

improvisación, armonía.

 

Hay que subir en la sencilla observación

de espacios llenos de aura,

rebosantes tonos,

desafiando lógica, comprenderlo todo.

 

Ellas son indefinibles,

aritmética perfecta, agua pura,

quien bebe su sabia palabra canta eternamente.

 

Veo una mujer y aparecen todas,

cada una con más fuerza,

inteligencia conjunta, habilidades diversas,

torrente de sensaciones y emociones.

 

Imposible resistirse a una sonrisa,

en ella van todas las mieles,

colibríes enloqueciendo en tal elixir.

 

Me acercaré, optimista muy atento,

me impulso en un suspiro,

dócil de existencia, me envuelvan sus colores.

 

Encantos de musa, vístanme este lienzo,

extiendan los pinceles de cosmovisión integra,

píntenme otro mundo, píntenme otro beso.

 

Mujeres de colores,

geografías de lucha,

alzando el puño abanderado,

ríen libres, muestran las rutas de justicia.

 

No hay color sin ellas,

origen de todo, llenan nuestras vidas,

llenan los amores, pinten,

pinten mujeres, los soles de colores.

 

GAPFER

Escrito entre:

21/Septiembre /2015 Al 08/Marzo/2016.