• DESTACADO,  Poema,  POETAS DE GUERRERO,  Puerto de Poetas,  Uncategorized

    UN LUGAR

    UN LUGAR Fernando Galeana Padilla. Lo buscaba, varias direcciones, los recónditos nombres, los impensables, alrededor, abajo, en los subterráneos, arriba, en cada capa de la atmósfera. Venía la idea de un terrible descubrimiento, de la más indeseable agresión contra sí mismo, de la absoluta ingenuidad de sentirse abandonado, de observar las catacumbas de un desierto. La voz que habló provino desde el más profundo universo personal, algo que uno cree que crece sin la conexión con otros mundos. Se levantó entre las ondas hertzianas, viajó en los más variados climas, permeó sobre las montañas lindos obstáculos que puso en cada período de recurrente egoísmo. Ensayó a consecuencia de descubrirse en…

  • Poema,  Poema corto,  POETAS DE GUERRERO,  Puerto de Poetas

    SOBRARÁN EJEMPLOS.

      SOBRARÁN EJEMPLOS. Fernando Galeana Padilla. En la barranca de los equilibrios frágiles van las nubes sobrevolando la rutina, muestran las mismas formas para los incrédulos. Escogiendo muestras del suelo, etiqueto cada una con la disciplina y los asombros que no claudican elevan la mirada, es diferente. Sobrarán ejemplos siempre en el empeño de los sueños, los sentidos que siendo discretos señalan algo intenso, magnífico, una dosis de lo bello. Los instantes más atentos valen por cuatro vidas, llueven en la milpa la cantidad de agua requerida. Ser parte de la existencia no es acumularse en ella, es sentir las nubes.

  • Poema,  Poema corto,  POETAS DE GUERRERO,  Puerto de Poetas

    PARA CONECTAR UN CORAZÓN ROTO

    Para conectar un corazón roto Fernando Galeana Padilla. Me doy cuenta, creo saberlo, dudo mucho al llamarte y no obtener respuesta. ¿Qué es lo que siento? El movimiento del mundo continuo, perpetuo en el universo conocido, el que se cree saber de él, en ese donde están todas mis dudas. ¿Será que ahí esté tu voz indispuesta, arrogante, negándome el amor que te profeso?, ¿será que ahí no llega la palabra aún por esa distancia? Tres latidos son suficientes para conectar un corazón roto, frecuencia de un silencio viajero extendiéndose en oleaje por el mar profundo, en esa eternidad, donde te veré algún día desde esta cápsula de rescate.