• gapfer.com/decir-tristeza
    DESTACADO,  POETAS DE GUERRERO,  Potcast,  Puerto de Poetas,  Uncategorized

    DECIR TRISTEZA

    DECIR TRISTEZA Por Fernando Galeana Padilla. Decir tristeza no vale, se silencia tal hecho por sí sólo, a quién importará la tragedia que se vive, en el espacio más sencillo. Lloran los árboles, las flores, el colibrí, los grillos, las iguanas verdes, las luciérnagas, los perros, los gatos, los ratones. Llora el mundo animal, completamente cansado de una invasión humana, insensible. Las hormigas y todos los insectos lloran en esas casas donde el paisaje era un paraíso. Decir que la tristeza pasará no ayuda en mucho, ni consuela al observar cansado, el peso de la vida es la gravedad que inmoviliza. Hasta dónde habrá oasis llenos de lágrimas donde pueda…

  • gapfer.com/las-cuerdas
    Poema,  POETAS DE GUERRERO,  Potcast,  Puerto de Poetas

    LAS CUERDAS DE LA NORMALIDAD

    LAS CUERDAS DE LA NORMALIDAD Por Fernando Galeana Padilla Mientras los perros ladran, vociferan, filosofan, camino junto con ellos. Bostezos optimistas entre las reflexiones. Pararon las celebraciones, las luces que encendieron las esperanzas pirotécnicas, se acabó la borrachera. Las cuerdas de la normalidad paulatinamente van jalando parejo, las olas permanecen, nunca han cesado, ese ritmo acompañado al corazón costeño celebra siempre. Ahora se escucha entre ladridos y un viento susurrante, todo esto me conmueve me hace cursi pero también consciente. Puedo percibir una palabra naciendo como cuño de expresión exacta, me identifico, me la quedo y les comparto: Cursiente. Así suena este día, así me siento. Ladran los perros, aúllan,…

  • ES DICIEMBRE,  Poema,  POETAS DE GUERRERO,  Potcast,  Puerto de Poetas,  Uncategorized

    ALLÁ JUSTO ALLÁ

    Allá Justo allá Por Fernando Galeana Padilla. Cuando las sombras de la piel asuman el paisaje, las recónditas miradas no cesarán de ceremonias irracionales, una faz extraña sacudirá los egos enterrados, hará mover la lengua como única señal de vida. Sin los encantos de luz dúctil, surcará la voz como un dátil por los desiertos, un satélite que sigue viajando a velocidad cósmica sin retroalimentado sueño. Allá justo allá está el olvido, entre las posibilidades remotas de chocar con asteroides. Callarse o no, ¡Vivir! Pero qué es eso, las recetas de la felicidad aparecen por doquier, si observamos con detenimiento es lo contrario. La gente ansiosa nunca para, anda en…