ESE SOL.*

Cuando un Ser muere

queda su luz largo tiempo,

Todavía cobija la tristeza quedada,

brinda una gran fuerza su iluminada imagen,

Presente en la memoria,

se va muriendo poco a poco la costumbre,

huérfana de compartido hacer,

van quedando huellas en la humedad

que desplaza su partida.

Hoy las ganas de abrazarte permanecen,

las palabras faltan y sobran,

nunca dije todo, no se puede,

más su corazón supo lo que el mío dijo,

hay un aroma lavanda permeando el viento,

en ese latir indescriptible.

Cuando un Sol muere,

su luz extendiéndose abarca todo,

llega hasta mis sueños,

destruye los mitos,

los rencores,

domina el amor que se entregó a tiempo.

Por toda la Costa,

viajan los recuerdos,

se escuchan los ecos,

la risa, sus voces,

recomendaciones;

saluda como despidiéndose,

señalando al mar guiña su ojo coqueteándole,

ese Sol tan grande es mi padre,

contento en Pie de la Cuesta.

GAPFER.

17/ABRIL/2014.

* A Pancholín.