HERMANO QUE CANTA, HERMANO QUE ENSEÑA*

Harmano que canta, hermano que enseña.
Hermano que canta, hermano que enseña.

Suena la guitarra, suena con bigote, se oye en los libros,en las guayaberas, gestos,  ademanes, de vasta cultura y amor guerrerense por nuestras escuelas.

Hermano que canta, hermano que enseña, orientador, voz de poeta, voz de maestro, voz de Guerrero.

Sencillez, sentimiento, autenticidad, azul, amarillo, blanco, negro, rojo, verde, risas de plenitud, colores tuyos, mosaicos sonoros, dejas para disfrutar.

Brazos para todos, canciones, anécdotas, frases de memoria, celebre lenguaje, espontaneidad.

Optimismo, generosidad, versos, coplas, picardía, cancionero de amplio repertorio, eliges las más caras, las que gustan, las familiares y las que van de gira.

Vas como nota, sonido, cuerda de guitarra, gis y pizarrón, vas con alegría,con tal entereza, te llevas a todos, morimos contigo al son que resuenan de único estilo: tu timbre de voz, de ese gran amigo, nuestro gran maestro, el gran ser humano,  tan grande cantor.

En esos puntitos que miro de noche te voy a escuchar, va a ser de consuelo pa los que quedamos, pues tú te adelantas, cantando te vas.

 

Fernando Galeana Padilla. (GAPFER)
JUNIO 29 DE 2016.
*En memoria del querido Maestro: Isidro Arizmendi Dorantes.

Publicado por

GAPFER

Dicen que de poeta y loco tenemos un poco, yo animado en mi locura, gusto de escribir desde hace algún tiempo. Ahora mismo comparto contigo en este espacio que nos junta con el mundo, la amorosa reflexión en esta obra sencilla, en la que encontrarás la profundidad de un corazón latiendo en la creativa escritura que emana como sonrisas festivas. Te agradezco por visitar las veces que desees esta boya que indica algo en el océano inmenso de las letras, como la cercanía a un Puerto de poetas donde las palabras son las olas que llegan refrescando el alma. Yo soy a lo corto y a la distancia solo un puente entre el corazón y el pensamiento que hacen de el espíritu creativo la oportunidad para liberar al ser humano e integrarse plenamente. Te abrazo fuertemente por ser ese buscador que encuentra y llega tocando con los brazos abiertos de su inquietud humana. GAPFER.