I.E.C. (Ignorancia Emocional Contemporanea)

Me gusta ser atendido cuando asisto

a un lugar de esparcimiento,

no sé cómo actuar cuando hay

tanta amabilidad alrededor,

tan sólo me sonrojo,

las sonrisas que profieren

las percibo de reojo,

las voces penetran en

cantos que armonizan,

hay una tenue música

que vibra en el ser mientras se lee,

conversa o consume,

todo es fresco en el ambiente,

las luces palidecen,

cada color a tono,

los muebles, el entorno,

todo es magia que distrae el tiempo de tu tiempo,

es la fiesta convenida por un precio,

el servicio al buen ánimo económico.

No sé cómo comportarme cuando me sonríen tanto,

cuando la voz de quien me atiende penetra de amorosa melodía,

cuando al preguntarme ¿Se le ofrece algo más?

Y la mirada es complaciente y sospechosa.

Soy ignorante en la emoción del momento,

el cuerpo se enciende,

la vista sugiere,

la voz demanda y entonces,

llega la cuenta.

                                  

 

                                                                          GAPFER.

30 de junio 2012.