Actitud de mirar un poco.
Fernando Galeana Padilla.

Sin ningún motivo elegí las cuatro vidas que tenía y salí a la calle, valiente, armado de ganas de vivirlo todo o perderlo si era el caso.

Me acostumbré en el camino, seguí con cierta frescura pasos de abecedario, jugué cantando con las vecinas y vecinos alrededor del espacio estrecho.

Supe de las verdades que se dicen vestidas de moda, se acostumbra uno tanto a la actitud de mirar un poco, de saber algo, de darse cuenta.

Siempre aprenderé qué es la existencia, en las horas que aguardan marcaré los detalles confusos, las dudas y escribiré las preguntas para orientarme en los oscuros caminos que nublan la inteligencia.

Me adentraré definidamente en la comprensión de quién soy con los otros, por qué la soledad es una ruta entre esos caminos desafiantes.

El marcador tendrá varios colores, así será más fácil decidir y descifrar cualquier enigma, tendré que ensayar una sonrisa auténtica, cuando brote refrescará el ánimo donde sea que me encuentre.

GAPFER

Dicen que de poeta y loco tenemos un poco, yo animado en mi locura, gusto de escribir desde hace algún tiempo. Ahora mismo comparto contigo en este espacio que nos junta con el mundo, la amorosa reflexión en esta obra sencilla, en la que encontrarás la profundidad de un corazón latiendo en la creativa escritura que emana como sonrisas festivas. Te agradezco por visitar las veces que desees esta boya que indica algo en el océano inmenso de las letras, como la cercanía a un Puerto de poetas donde las palabras son las olas que llegan refrescando el alma.
Yo soy a lo corto y a la distancia solo un puente entre el corazón y el pensamiento que hacen de el espíritu creativo la oportunidad para liberar al ser humano e integrarse plenamente.
Te abrazo fuertemente por ser ese buscador que encuentra y llega tocando con los brazos abiertos de su inquietud humana.

GAPFER.

También le puede gustar...