Senderos, llevándome a ti,
acaban las ansiedades,
montañas auguran lluvias de alegría,

se posponen reflexiones autocríticas,
ya nada me convence que sea negativo,
he ahorrado viajes en la frustración prejuiciosa,
borro los mapas que ya no sirven,

hay tantas maneras de tomar el
viento que me subo al primer aire matutino,
sé que la vida no se opone a nada,
que sencillos aprendizajes aparecen.

Las obvias razones no sacuden a los necios.
Ha de aquellos días mejor olvidarlos,
el pasado si no sabe usarse mejor
dejarlo.

Es hora, de cambiar el curso,
la brújula ayuda y el conocimiento verdadero,
te lleva a enfrentarte a tu propio rostro.

Aquí es el momento,
vuelo sonriendo,
experimentando el
paisaje, de tu territorio.

GAPFER.