No faltaba nada
Por Fernando Galeana Padilla.

 

En esa flor que no pretendía ser nombrada
vivía el tiempo, no faltaba nada,
la mirada encontró una vía,
una especie de gusano que dejó su ser
para ser transformado,
se abandonó en total éxtasis.

 

 

Febrero 3 de 2019.