UN LUGAR

Fernando Galeana Padilla.

Lo buscaba, varias direcciones, los recónditos nombres, los impensables, alrededor, abajo, en los subterráneos, arriba, en cada capa de la atmósfera.

Venía la idea de un terrible descubrimiento, de la más indeseable agresión contra sí mismo, de la absoluta ingenuidad de sentirse abandonado, de observar las catacumbas de un desierto.

La voz que habló provino desde el más profundo universo personal, algo que uno cree que crece sin la conexión con otros mundos.

Se levantó entre las ondas hertzianas, viajó en los más variados climas, permeó sobre las montañas lindos obstáculos que puso en cada período de recurrente egoísmo.

Ensayó a consecuencia de descubrirse en el error más auténtico de cualquier ser humano; estableció su propia raya para no pasarse de listo.

Comprendió, una especie de conversión a la auto tortura resolvió tal misterio, separó entre las fronteras asombrosas la revelación de tal sentido de realidad.

Conforme, en el tiempo respirado, abrió otra ventana, inhaló como si estuviera a punto de ahogarse: la verdad, la vida, todas las miradas pudo ver de frente.

Esa ventana era la única que no había explorado desde la tormenta galáctica de resentimientos: Se sintió empoderado de genuina nobleza y en el lugar hallado también fue perdonado.

 

 

Escrito por

GAPFER

Dicen que de poeta y loco tenemos un poco, yo animado en mi locura, gusto de escribir desde hace algún tiempo. Ahora mismo comparto contigo en este espacio que nos junta con el mundo, la amorosa reflexión en esta obra sencilla, en la que encontrarás la profundidad de un corazón latiendo en la creativa escritura que emana como sonrisas festivas. Te agradezco por visitar las veces que desees esta boya que indica algo en el océano inmenso de las letras, como la cercanía a un Puerto de poetas donde las palabras son las olas que llegan refrescando el alma.
Yo soy a lo corto y a la distancia solo un puente entre el corazón y el pensamiento que hacen de el espíritu creativo la oportunidad para liberar al ser humano e integrarse plenamente.
Te abrazo fuertemente por ser ese buscador que encuentra y llega tocando con los brazos abiertos de su inquietud humana.

GAPFER.