Uncategorized

POR DÓNDE EMPEZAR

¿Qué son las confusiones?

¿Un pretexto de la falta de atino?

¿La omisión de responsabilidades?

¿La común actitud del día?

¿Por dónde se empieza?

Respuestas me persiguen:

Por lo sencillo, inicio, fácil,

gusto, haga bien, conozca,

un paso y luego el otro,

despacio, con cuidado, amas, disfrutas.

 

La lista se amplía, todo mundo sabe,

orienta, asesora, regala mil ideas,

cada uno obsequia sus recetas,

las respuestas siguen escuchándose,

distintas versiones de lo mismo.

 

Suena todo en mi cabeza confundida

Sentado, medito largamente, me eternizo,

padezco un síndrome que he descubierto,

no sé si soy el primero o habrá más gente

padeciendo.

 

Me enferma comenzar el día

observo todo sin hacer nada

no exactamente quieto,

meditabundo o ejercitando la conciencia.

 

Los ruidos me molestan, las moscas,

los zancudos, el radio, la tele, las noticias,

el claxon del tortillero, del vendedor de gas,

del agua, del abonero. 

 

Las plantas secas, los platos sucios,

la ropa sin lavar, el piso mojado,

las paredes mohosas,

los niños sin bañar,

los pendientes por pagar.

 

La falta de servicios, de empleo, los políticos

corruptos, los empresarios, abogados,

ingenieros, profesores, periodistas,

profesionistas e ignorantes coludidos, los

narcos, los adictos, la violencia, la policía

inepta, la miseria. 

Parece una locura abiertamente amenazante.

 

¿Por dónde empezar?

Por la fe dicen unos,

Por esconderse, por suicidarse,

Por perderse entretenido en la red social o

viendo tele.

 

¿Cómo le haces tú?

Y vuelven las respuestas sin sentido,

Solo empieza, hazlo, temprano, ahorita, no

dejes para mañana lo que puedes hacer…

frases hechas, muchas, vota, no votes,

todas se las saben.

 

¿Quién sabe de la vida si no ha muerto?

Vuelven las preguntas y no empiezo.

 

 

GAPFER

GAPFER

Dicen que de poeta y loco tenemos un poco, yo animado en mi locura, gusto de escribir desde hace algún tiempo. Ahora mismo comparto contigo en este espacio que nos junta con el mundo, la amorosa reflexión en esta obra sencilla, en la que encontrarás la profundidad de un corazón latiendo en la creativa escritura que emana como sonrisas festivas. Te agradezco por visitar las veces que desees esta boya que indica algo en el océano inmenso de las letras, como la cercanía a un Puerto de poetas donde las palabras son las olas que llegan refrescando el alma.
Yo soy a lo corto y a la distancia solo un puente entre el corazón y el pensamiento que hacen de el espíritu creativo la oportunidad para liberar al ser humano e integrarse plenamente.
Te abrazo fuertemente por ser ese buscador que encuentra y llega tocando con los brazos abiertos de su inquietud humana.

GAPFER.

También le puede gustar...