Sal de ahí.

Fernando Galeana Padilla.

Desvíate, mantener el camino por senderos funestos mina tu capacidad resiliente, uno conoce hasta donde respirar mientras se va inundando el área en que se encuentra.

Después vas flotando, nadas, flotas, nadas; no es mantenerse en la inundación sino salir de ella, secarse, tocar tierra.

Que las palabras violentas, los dichos, las frases, la mentira, los insultos, esas injurias que te mojan, no te ahoguen.

Sal de ahí, respira, la crítica es aceptable cuando es constructiva, cuando te forma, cuando hay respeto.

Visualiza tu ser vivo, lleno de expectativas, elije el camino, ve y acompáñate de gente con gran sonrisa, de esos que no sólo suelen soñar.

Ve con tu mejor momento, siempre está dispuesto, sincronízalo, accede a la actitud que corresponde, solo o acompañado encuentra el camino exacto.

 

 

GAPFER

Dicen que de poeta y loco tenemos un poco, yo animado en mi locura, gusto de escribir desde hace algún tiempo. Ahora mismo comparto contigo en este espacio que nos junta con el mundo, la amorosa reflexión en esta obra sencilla, en la que encontrarás la profundidad de un corazón latiendo en la creativa escritura que emana como sonrisas festivas. Te agradezco por visitar las veces que desees esta boya que indica algo en el océano inmenso de las letras, como la cercanía a un Puerto de poetas donde las palabras son las olas que llegan refrescando el alma.
Yo soy a lo corto y a la distancia solo un puente entre el corazón y el pensamiento que hacen de el espíritu creativo la oportunidad para liberar al ser humano e integrarse plenamente.
Te abrazo fuertemente por ser ese buscador que encuentra y llega tocando con los brazos abiertos de su inquietud humana.

GAPFER.

También le puede gustar...