Una cosa trajo a la otra.

Fernando Galeana Padilla.

Te vi en el centro mismo de la esperanza, ahí donde cada día fluyen aleteos y horizontes, tenía dos horas de no pensar en ti y apareció tu imagen llena  de flores, mariposas muertas en cada paso.

No accedí a pensar juzgándote, me atravesé por una calle ajena, segura, limpia de recuerdos, sonreí al verte: mariposas vivas.

Una de ellas te encaró diciendo cómo hiciste para salvarte y salvarnos, aquí el aire es tan fresco, las flores son de colores, el viento canta.

Tú sigues siendo el mismo, ella ha muerto, la has matado, las flores marchitan, una cosa trajo a la otra, mis hermanas muertas, ahora huyes de tu cobardía.

Has caer un rayo, libra tu cabeza, siéntate; la maldad, el diablo, los animales salvajes, lo oscuro, la bondad no existe: todo eso eres tú.  No te apropies este espacio.

 

Viernes 13 de mayo de 2022.

 

GAPFER

Dicen que de poeta y loco tenemos un poco, yo animado en mi locura, gusto de escribir desde hace algún tiempo. Ahora mismo comparto contigo en este espacio que nos junta con el mundo, la amorosa reflexión en esta obra sencilla, en la que encontrarás la profundidad de un corazón latiendo en la creativa escritura que emana como sonrisas festivas. Te agradezco por visitar las veces que desees esta boya que indica algo en el océano inmenso de las letras, como la cercanía a un Puerto de poetas donde las palabras son las olas que llegan refrescando el alma.
Yo soy a lo corto y a la distancia solo un puente entre el corazón y el pensamiento que hacen de el espíritu creativo la oportunidad para liberar al ser humano e integrarse plenamente.
Te abrazo fuertemente por ser ese buscador que encuentra y llega tocando con los brazos abiertos de su inquietud humana.

GAPFER.

También le puede gustar...