El mundo rueda cada vez más sucio
Por Fernando Galeana Padilla (GAPFER).

Ya no se puede hacer nada,
La apatía nos revienta
El mundo rueda cada vez más sucio
llevando una carga de gente que lo llena.

Ya no se puede hacer nada, el mar contaminado,
la corrupción, las guerras, la escasez, la televisión de paga,
las fotografías con filtros, las poses de autorretrato,
algunas tradiciones anacrónicas.

Cada cosa brindando mayores desafíos,
día a día enloqueciendo por el ruido,
las modas, los memes, el desperdicio y alrededor del
centro blindado la miseria, imágenes del desastre que
mantienen los poderosos que no sienten.

Ya no se puede hacer nada, los héroes van desapareciendo
no por extraña consecuencia sino por ese mismo papel
que nadie quiere y pocos soportan, se extingue la nobleza,
la gentileza y ese caminar de tribu que se cuida,
que danza con la vida desde una perspectiva natural, equilibrada.

Si pudiéramos hacer algo ¿Qué haríamos?
¿Seguir rutinas? ¿Desactivar los emojis negativos?
¿Cambiarse de ciudad o de planeta? ¿Prohibir o promover leer? ¿Utopías? ¿Distopías? ¿Poesía? ¿Qué géneros? ¿Crear una guardia nacional? ¿Ponernos de pechito?

Una canción repite el estribillo en cualquier dispositivo,
señales modernas entre la desgracia avanzada, persistente,
enterrándonos musicalmente: Ya nada, ya nada,
ya nada puede hacerse cuando los sueños se avientan a las fosas comunes.

Entre junio 16 de 2017 y 21 de febrero de 2019.