ES DICIEMBRE Poema POETAS DE GUERRERO

LOS SONIDOS DE ESAS PALABRAS

GAPFER

Los sonidos de esas palabras.
Fernando Galeana Padilla.

De qué no he hablado en largo tiempo, qué es lo que he callado, los sonidos de esas palabras no llegan, no se oyen, no se han liberado.

Pensaré despacio lo que oculto, abriré ese extravío guardado en sus cerrojos de prisión violenta, consideraré las precauciones, sin forzar las cerraduras.

Amanecerá el tiempo de invierno, otra vez la temporada, la luz reflejando nieve en las pantallas, las luces postizas de las casas, los cantos de los almacenes, lágrimas de niños pobres, rostros de fotografías.

Caminaré, no basta con sentarse para sacudir memorias, la orfandad se siente en las calles, se tolera, se contradice, se esconde.

Voy en buen sentido, presiento un nudo en la garganta, vuelan palomas, circula gente, lleva a prisa el cuerpo y sus obsesiones, se nota en su caminar tan desesperado.

Corren los niños, cargan sus trajes sucios, fantasías frágiles, gritan sin los miedos, sin las emociones comunes.

Me voy deteniendo, avanzo, pero muy despacio, como si todo siguiera igual y yo me desacelerara.

Tengo una vista panorámica, la voz libera algo, se siente diferente, una incomodidad no resuelta aún, vacío dos o tres minutos de un discurso no ensayado.

Los niños se acercan, jugando, pero se acercan, cada vez más gente haciendo un círculo, me desplazo entre una y otra palabra que se teje, que los teje.

Vomito sin que sea asqueroso, parece un truco de cualquier performance de museo moderno; para mí no es fácil, me siento, se sientan todos en el suelo, los niños lloran, me abrazan, los viejos lloran, me abrazan, me reconocen.

Sábado 19 de diciembre de 2020.

 

GAPFER

Dicen que de poeta y loco tenemos un poco, yo animado en mi locura, gusto de escribir desde hace algún tiempo. Ahora mismo comparto contigo en este espacio que nos junta con el mundo, la amorosa reflexión en esta obra sencilla, en la que encontrarás la profundidad de un corazón latiendo en la creativa escritura que emana como sonrisas festivas. Te agradezco por visitar las veces que desees esta boya que indica algo en el océano inmenso de las letras, como la cercanía a un Puerto de poetas donde las palabras son las olas que llegan refrescando el alma.
Yo soy a lo corto y a la distancia solo un puente entre el corazón y el pensamiento que hacen de el espíritu creativo la oportunidad para liberar al ser humano e integrarse plenamente.
Te abrazo fuertemente por ser ese buscador que encuentra y llega tocando con los brazos abiertos de su inquietud humana.

GAPFER.

También le puede gustar...