Poema tierno
Fernando Galeana Padilla.

Experimentar es saber oír, ver, tocar, es agudizar esos sentidos que parecen dormidos, probar, repetir, doblar, desdoblar.

Secar, tanta agua puede hacer perderlo todo: el aroma, su sabor; las recetas sirven para guiar, la chispa curiosa poder iniciar.

Dos de aquí, dos de allá, un recipiente, un contenido: polvitos de amor, trocitos de pan, chocolate, risitas de ratón molacho.

Vueltas a la izquierda, derecha, izquierda, una vez y otra, dos veces más, hasta llegar a ocho, tomar un verso, soplar, una cucharada, probar.

¡Ay, pero que delicia! Una rima que ahí viene la prima, que corran los niños que esto se enfría, llamen a la tía también hay sandía.

¡Ay, pero que delicia! Una rima que ahí viene la prima, que corran los niños que esto se enfría, llamen a la tía también hay sandía.

Ya reunidos todos, cada quién su parte, disfruten del arte, la voz, el sonido, su imaginación, un poema tierno, hagámonos canción.

Llamen a la tía, también hay sandía.
“Llamen a la tía también hay sandía.”

 

Jueves pozolero 1 de abril de 2021.