DESTACADO Poema POETAS DE GUERRERO

SIGO PENSANDO EN EL CAFÉ DE ATOYAC

En tan ridículas evocaciones nace el arte,

recrimina la palabra que llora,

nos sonríe, nos critica,

cambia con un gesto el movimiento de las pestañas

que limpian y protegen la visión futura,

desrutiniza una idea, se come al mundo,

pelea contra los monstruos que se interponen en el blanco cielo.

 

Títulos en galeras, tristes,

desarropados de manos que encierren un abrazo,

versos que llueven en la imaginada ciudad de los lectores,

esos fantasmas que vuelan, se cruzan por las ventanas,

discursan sobre la dignidad humana,

ven caer los horizontes con sus lunas mágicas,

se manifiestan las veinticuatro horas del día,

sueñan letras, se las comen en la sopa y la beben en té de colores.

 

 Yo sigo pensando en el café de Atoyac,

en su escases, pero sobretodo en su aroma y textura,

pruebo al pueblo que en su olvido se recuerda siempre,

esperando algo, mejores momentos.

 

 Yo oigo sus risas de arroz y frijoles con queso,

sus lamentos y enojos, este café ya es de lujo,

las cosechas se las llevó el mal tiempo,

la roya y la perversidad ingente.

 

Confieso que acumulé algunas

cantidades de este elixir de la Sierra.

Para sobrevivir hay que ver “pa lante”

como dijo el marchante.

 

 Una mirada oportuna es otro título

que significa soñar contigo,

porque finalmente se busca compañía,

un libro me habla sí, de ti de mí y de todo

aquello que involucra e involucramos.

 

Las marcas en el texto son

las huellas de una historia

que va construyéndote en esa

pasión por las palabras bien logradas.

 

Quise llegar temprano,

cumplir una promesa hecha hace tiempo,

ser una entrada que capta la atención y sigue,

no soltar frases inciertas,

esas que sobran aunque huelan cual borra de café,

para abono de las plantas.

 

Mantener las opciones que alimentan

seguir uno u otro género,

no se resuelve con las ganas,

más sí quiere decirse algo,

ensayar sus propias letras.

 

Yo empiezo en el zócalo de alguna ciudad

y termino abandonado en una hamaca,

casualidad sorprende al ver el techo,

posan palomas “cuiteras”, que leen mi rostro

y subrayan con su marca texto.

 

Pero aquí sigo queriendo aprender del mundo,

en ese ir y venir que me cobija, disfrutando café,

enredado con una buena lectura. Quién sabe un día,

pueda escribirte algo.

 

GAPFER            

GAPFER

Dicen que de poeta y loco tenemos un poco, yo animado en mi locura, gusto de escribir desde hace algún tiempo. Ahora mismo comparto contigo en este espacio que nos junta con el mundo, la amorosa reflexión en esta obra sencilla, en la que encontrarás la profundidad de un corazón latiendo en la creativa escritura que emana como sonrisas festivas. Te agradezco por visitar las veces que desees esta boya que indica algo en el océano inmenso de las letras, como la cercanía a un Puerto de poetas donde las palabras son las olas que llegan refrescando el alma.
Yo soy a lo corto y a la distancia solo un puente entre el corazón y el pensamiento que hacen de el espíritu creativo la oportunidad para liberar al ser humano e integrarse plenamente.
Te abrazo fuertemente por ser ese buscador que encuentra y llega tocando con los brazos abiertos de su inquietud humana.

GAPFER.

También le puede gustar...