TRIVIALIDADES

Está nublado, si llueve hoy los vientos constantes serán
otra vez escenario de un recuerdo vivo.

Mudaré mis inquietudes a un lugar sin nubes, lamentaciones insoportables
resultan perversas
como un clima atípico.

No puede ser que el Sol evada sus responsabilidades
a esta tarde cumpleañera

Salgo a caminar con el silencio
de las mañanitas que han pasado
de moda entre la gente ausente
y la que se ha ido o alejado.

Aquí es cuando digo: “nunca pensé en trivialidades”, para aligerar lo
que pesa en la existencia, comer
palabras como pan que consuela.

Cumplir años no es más que eso
¿por qué he de exagerar en este momento en que festejo? La soledad no es otra cosa que celebrarse a sí mismo.

Caen algunas gotas ya, refrescan, bañan mis recuerdos, parece una meditación en la punta del cerro donde antes había iguanas, armadillos, conejos, risas,
compañía.

Me voy mojando, otra vez me llueve, el ego se adorna, camina con una temperatura menor a los acostumbrados treinta y dos grados, las palmeras se ven alegres, disfrutan no saberse olvidadas.

Llueve recio, aquí cabe decir que mis ojos son los únicos secos, ya ni al bostezar lagrimeo, uso artificiales gotas que van
limpiando la mirada.

Voy llegando, la ciudad ofrece una vista diferente desde abajo, el mar me reconoce y el ego sigue disfrutando al verlo cada vez más cerca.

Este camino se ve arrugado,
le han salido casas, calles,
negocios y edificios, la edad
se ve revelada en un instante

Así, cuando flotan los
recuerdos que arrastra
esta tormenta tropical
en forma de basura por las calles.

GAPFER.

Noviembre 8 de 2016.

Publicado por

GAPFER

Dicen que de poeta y loco tenemos un poco, yo animado en mi locura, gusto de escribir desde hace algún tiempo. Ahora mismo comparto contigo en este espacio que nos junta con el mundo, la amorosa reflexión en esta obra sencilla, en la que encontrarás la profundidad de un corazón latiendo en la creativa escritura que emana como sonrisas festivas. Te agradezco por visitar las veces que desees esta boya que indica algo en el océano inmenso de las letras, como la cercanía a un Puerto de poetas donde las palabras son las olas que llegan refrescando el alma. Yo soy a lo corto y a la distancia solo un puente entre el corazón y el pensamiento que hacen de el espíritu creativo la oportunidad para liberar al ser humano e integrarse plenamente. Te abrazo fuertemente por ser ese buscador que encuentra y llega tocando con los brazos abiertos de su inquietud humana. GAPFER.