Por Fernando Galeana Padilla.

Hoy vinieron este noviembre los de septiembre, aquellos del sismo en ochenta y cinco, recién llegaron del diecisiete, van caminando por las alfombras llenas de flores, yendo al encuentro con los amores.

Hoy vinieron en noviembre los de octubre, aquellos del sesenta y ocho, de otros años, de otros meses, del presente, siguen con la tradición viva, Día de muertos, la gente llega buscando gente.

Cierran algunos ciclos, sus cicatrices se van curando, sanan en los abrazos y bienvenidas, con esperanza, con la comida, van degustando, van ajustando las despedidas.

Madres frente a las tumbas de familiares, de sus abuelos, buscan sus hijos, llaman sus nombres, muestran sus rostros en cartelones, ¡te estoy buscando! ¡Te estoy buscando!

Indagan ¿dónde pueden estar? Si están arriba o están abajo, mueven la sociedad, unos escuchan, otros se van, lluvia de desconsuelo caen de sus ojos infatigables palos picos y palas son herramientas de causa amable.

¿Dónde? Preguntan ¿Dónde? Que no aparecen, Buscan por todos lados, Marchando juntos vivos y muertos, van de la mano con sus banderas, con las consignas todos gritando.

Suenan todos los nombres, de Ayotzinapa, de otros lugares, van agregando hombres, mujeres, todos, nuestros hermanos, gritando juntos: ¡vivos se los llevaron, vivos, los exigimos!

Sepan nuestros ancestros que el cempasúchil y este copal no es para esos quienes desde lo oscuro, desde el gobierno causó tal mal.

¡Nunca una sola vela a los causantes de impunidad! ¡Fosa común corruptos que no nos dejan vivir en paz!

 

 

 

 

 

 

GAPFER

Dicen que de poeta y loco tenemos un poco, yo animado en mi locura, gusto de escribir desde hace algún tiempo. Ahora mismo comparto contigo en este espacio que nos junta con el mundo, la amorosa reflexión en esta obra sencilla, en la que encontrarás la profundidad de un corazón latiendo en la creativa escritura que emana como sonrisas festivas. Te agradezco por visitar las veces que desees esta boya que indica algo en el océano inmenso de las letras, como la cercanía a un Puerto de poetas donde las palabras son las olas que llegan refrescando el alma.
Yo soy a lo corto y a la distancia solo un puente entre el corazón y el pensamiento que hacen de el espíritu creativo la oportunidad para liberar al ser humano e integrarse plenamente.
Te abrazo fuertemente por ser ese buscador que encuentra y llega tocando con los brazos abiertos de su inquietud humana.

GAPFER.

También le puede gustar...