Sí, Juan Gabriel está vivo.
Por Fernando Galeana Padilla.

“que les vaya bien a todos, que haya mucha salud, pórtense bien y amen a su prójimo”.
Juan Gabriel. En su cumpleaños 54, en Acapulco.

Información tomada del periódico El Sur.

Ahí estaba hace unos años cuando sorprendió a los acapulqueños, en plena costera, corazón de este puerto de poetas, reunido entre los piratas, que tomaban la fiesta con
brisa marina y sinfónica compañía, ese día celebró sus 54 años, cambiando la letra del Noa noa a Barba Roja, un miércoles de grandiosa luna llena.

No hay mexicano que no conozca a Juan Gabriel, al menos en Acapulco, tiene una pequeña estatua que no simboliza necesariamente la simpatía del pueblo por el divo, más bien el presupuesto que se hace menos.

“El más triste recuerdo de Acapulco”, la ola que nos revolcó acá y en todo el país fue saber de su deceso, no lo creímos, su voz se escuchó por todos lados, sus discos eran la selección de las canciones favoritas, la radio nos consolaba, era él cantando en cualquier dispositivo.

Incrédulos de tantas cosas, no podíamos creer que había muerto, las teorías de la conspiración surgieron en las palabras compartidas, se acomodaban los consuelos entre abrazos de gente desconocida con rostros de infinitas lágrimas.

Ya desde entonces, desde los debates por haber hecho un homenaje en bellas artes y despedirse desde ahí, comenzó el rumor, la búsqueda. Juan Gabriel está vivo, sí, “en nuestros corazones” dijo alguien completando desgarbada frase.

Es cierto Juan Gabriel está vivo, como José Alfredo o Pedro Infante, como Tin Tan o Cantinflas, como Lara y María Félix, están vivos como nuestros heroicos padres de la patria, los que siguen dando sentido, ánimo de vida, esa latiendo fuertemente, sus voces, sonando a un vals sobre las olas, resistiendo a la monotonía.

Ahora mismo oigo su canto por las bocinas que suenan en las casas de mis vecinos a cualquier hora, lo escucho familiarmente como si fuera una novela leída apasionadamente, como obra de Reyes, Huer

ta, Sor Juana, Arreola, Fuentes, Pitol, Paz, Pacheco, Castellanos, Del Paso. … Como cualquier mexicano que vive eternamente.

 

“Abrázame fuerte, muy fuerte y más fuerte que nunca, siempre abrázame” …

 

Noviembre 18 de 2018.

Escrito por

GAPFER

Dicen que de poeta y loco tenemos un poco, yo animado en mi locura, gusto de escribir desde hace algún tiempo. Ahora mismo comparto contigo en este espacio que nos junta con el mundo, la amorosa reflexión en esta obra sencilla, en la que encontrarás la profundidad de un corazón latiendo en la creativa escritura que emana como sonrisas festivas. Te agradezco por visitar las veces que desees esta boya que indica algo en el océano inmenso de las letras, como la cercanía a un Puerto de poetas donde las palabras son las olas que llegan refrescando el alma.
Yo soy a lo corto y a la distancia solo un puente entre el corazón y el pensamiento que hacen de el espíritu creativo la oportunidad para liberar al ser humano e integrarse plenamente.
Te abrazo fuertemente por ser ese buscador que encuentra y llega tocando con los brazos abiertos de su inquietud humana.

GAPFER.