HASTA QUE SE ME ANTOJÓ SU FRUTO.

HASTA QUE SE ME ANTOJÓ SU FRUTO. Por Fernando Galeana Padilla. No había pensado en el almendro hasta que se me antojó su fruto, recordando mi niñez, los atrevidos momentos en que me trepaba para alcanzar las almendras más altas y mancharme todo, comiendo al por mayor, con una falta Read more…

ALLÁ JUSTO ALLÁ

Allá Justo allá Por Fernando Galeana Padilla. Cuando las sombras de la piel asuman el paisaje, las recónditas miradas no cesarán de ceremonias irracionales, una faz extraña sacudirá los egos enterrados, hará mover la lengua como única señal de vida. Sin los encantos de luz dúctil, surcará la voz como Read more…