• gapfer.com/decir-tristeza
    DESTACADO,  POETAS DE GUERRERO,  Potcast,  Puerto de Poetas,  Uncategorized

    DECIR TRISTEZA

    DECIR TRISTEZA Por Fernando Galeana Padilla. Decir tristeza no vale, se silencia tal hecho por sí sólo, a quién importará la tragedia que se vive, en el espacio más sencillo. Lloran los árboles, las flores, el colibrí, los grillos, las iguanas verdes, las luciérnagas, los perros, los gatos, los ratones. Llora el mundo animal, completamente cansado de una invasión humana, insensible. Las hormigas y todos los insectos lloran en esas casas donde el paisaje era un paraíso. Decir que la tristeza pasará no ayuda en mucho, ni consuela al observar cansado, el peso de la vida es la gravedad que inmoviliza. Hasta dónde habrá oasis llenos de lágrimas donde pueda…

  • gapfer.com/estas-insignificancias
    Comida,  Poema,  Uncategorized

    ESTAS INSIGNIFICANCIAS

      ESTAS INSIGNIFICANCIAS. Fernando Galeana Padilla. Terminé de acomodarme para cerrar el día, estuve tan distraído atendiendo la insignificancia del momento, las circulares rutinas que alcanzan la última ronda. Me llenó de placeres inéditos al cavilar sobre esas extrañas cosas que se enredan como telarañas. El gusto que supone consumir los alimentos al mismo tiempo en que observas como los preparan y te sirven. Llegas con la duda de si alcanza lo que encierra la cartera, te intimida un poco la decoración y la etiqueta, pero ya sentado sientes el don de mando, la fuerza que se adquiere con los aromas que bullen. La carta se abre con todos los…

  • gapfer.com/complices
    Poema,  Uncategorized

    CÓMPLICES DE UNA COSTUMBRE.

      CÓMPLICES DE UNA COSTUMBRE. Por Fernando Galeana Padilla En la fantasía de imágenes heroicas, acomodo la cobardía, suelto lágrimas sedientas de realismo, acompañado de otros extraños, escondo también la pena. La sala obscura brinda la certeza en tu butaca, cómodos visualizamos la tragedia, la comedia que consuela el alma. Nos conmueven sincronizadas secuencias y sonidos. Los diálogos golpean el pecho de todos. rio, lloro, me deprimo, nunca ocurrió saltar de mi comodidad y retirarme o detener la función para salvarnos todos. Lo más cerca que logré decir un día en la desesperación fue: ¡Cácaro! me sentí líder de una expresión inconforme, cómplices de una costumbre volteamos a vernos, se…